AMANECIENDO

Sentado sobre la arena,
y el sonido del mar susurrando.
y es que me quede pensando,
en lo dulce que ella era.

Fanático de la mar,
amante de la poesía,
la noche avanzaba,
y ella nada por venia.

Avanzada las doces,
el reloj, mas corría,
se estremece mi alma
por no sentirte ya mía

las estrellas en el cielo
ya hasta me querían hablar
para hacerme recordar
que no te tendría jamas.

Por mi culpa o la tuya
nunca se sabrá ya mas,
lo único que se,
ya no te veré jamas

comenzó el amanecer,
como suele ser todos los días
he comenzado a entender,
lo que tu amor decías.

Pero el mundo continua,
con, o sin ti,
pero mi corazón es tuyo
en eso nunca mentí.

Mujer de mi juventud,
sentado aquí en la orilla,
reflexione mis errores,
quedándome de rodillas.

Ahora que no te tengo,
entendí lo que es amar,
es darlo todo por nada
para no verte llorar.

Comprendo ahora las cosa,
y aprendiendo a madurar.
Entendí que eras mi rosa
que nunca supe cortar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario